En junio de 1994 cuatro ingenierías fundan AEDIP con la finalidad de representar los intereses de las empresas que practican la disciplina del Project Management como signo distintivo de un conjunto de servicios que propugna un cambio en la gestión de proyectos: alcanzar la meta del coste, el plazo y la calidad en beneficio de los intereses del cliente.

Entre los empresarios fundadores destacan Ignacio Menéndez Pidal de Navascués y Juan Carlos Andreu Pinillos. Por entonces no es habitual encontrar profesionales españoles que se identifiquen abiertamente con la gestión de proyectos, que se presenta más como un camino de autoeducación y  una opción de organización interna.

En 1995 el mercado de los servicios de Project Management representa unos 27 millones de euros de facturación. Son contratos de outsourcing para la gestión integrada de proyectos, principalmente de proyectos de edificación.

En 1997, bajo la dirección de Javier García-Monsalve, la AEDIP inicia la tarea de convocar a las empresas más reconocidas del sector. La cifra de negocios se duplica a 55 millones de euros. La economía española crece a un ritmo extraordinario y es el principal estímulo para la demanda de servicios profesionales técnicos de management.

En el año 2000 se aprueban nuevos Estatutos Sociales y de adopta la denominación en Español de “Asociación Española de Dirección Integrada de Proyecto”. Se elige como traducción al idioma castellano, de los vocablos “Project Management”, la propuesta del Profesor y Catedrático Rafael Heredia Scasso, uno de los primeros precursores de esta disciplina en la Universidad en España, en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales ETSII de Madrid.

Ese año se realiza el primer encuentro empresarial en el IESE de Madrid y se produce un debate histórico entre los arquitectos más renombrados en España y la generación emergente de project managers acerca de los cambios en la estrategia de organización de los proyectos y de los beneficios de usar esta metodología.

También en el 2000 se aprueba el primer Código Deontológico interno inspirado en la Construction Project Management Association de los Estados Unidos; y AEDIP participa por primera de un encuentro de asociaciones en Cannes donde se sientan las bases de la actual ICPMA International Construction Project Management Association.  Antonio Osuna Martinez preside por entonces la asociación.

En 2001 AEDIP diseña un nuevo modelo de formación universitaria de postgrado de gestión de proyectos de construcción que cubre desde la viabilidad del proyecto hasta la entrega del edificio listo para su uso. El proyecto se implanta con éxito y se desarrolla en conjunto con la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.

En 2002 la Asamblea General de AEDIP establece nuevos requisitos para ser Miembro de Número de AEDIP: las empresas tienen que demostrar con certificados emitidos por el cliente que han gestionado al menos dos proyectos, cada uno con una inversión superior de 6 millones de euros, además de contar con personal cualificado. Este y otros requisitos fueron fundamentales para distinguir a las empresas entre si en el mercado.

En 2003, los servicios de gestión se multiplican en el sector público gracias a los buenos resultados obtenidos en proyectos gestionados por clientes privados. Destacan los contratos de Colaboración Público Privada (diseño, ejecución y mantenimiento) bajo las estrictas normas de Eurostat. El sector público pasará de tener un presencia del 0,3% de la facturación de las empresas hasta el 33% en 2009. Javier García-Monsalve preside la AEDIP y más tarde será sucedido por José Antonio Osuna Gómez.

En 2005 AEDIP publica el Libro Blanco de la Dirección Integrada de Proyectos de Construcción, que pone fin a un debate acerca del verdadero alcance de la DIP. Ese mismo año, la entidad pública “Expo de Zaragoza” contrata el primer servicio de “Programme Management” que fue bautizado con el curioso nombre “project management de cabecera”. Miguel Ángel Álvarez es presidente de AEDIP en el período 2005-2006.

En 2007 se crea en ISO International Estandarization Organization, un proyecto de redactar una primera norma universal en Dirección y Gestión de Proyectos que concluiría en septiembre de 2012. Unos meses más tarde, en marzo de 2013, AENOR adopta y publica la norma UNE/ISO 21500 y AEDIP lidera los trabajos de traducción al Español junto con otros compañeros de Chile, Argentina, México, Costa Rica y España. Emilio Vidal es elegido presidente para el período 2007-2008.

Entre los años 2007 y 2009 aparecen las primeras experiencias de project management en carreteras y transporte ferroviario. En edificación, en diez años, el sector pasa de gestionar grandes superficies como centros comerciales, oficinas y sede corporativas a todo tipo de edificación, pública y privada, incluida la urbanización de los proyectos.

En 2009 comienza el proceso de internacionalización de las empresas de project management como consecuencia de un nuevo ciclo de ralentización de la economía. Las empresas habían alcanzado la cifra récord de 290 millones de euros de honorarios profesionales por servicios de gestión en el mercado interno. Actualmente, los servicios en el exterior representan un 60% de los ingresos. Este año es elegido presidente Jordi Seguro Capa, a quien le toca liderar la AEDIP hasta el presente, en momentos donde se han producido profundos cambios en el sector inmobiliario y de la construcción.

En 2013 se alcanza la primera definición de servicio de “project management en la construcción” en un norma europea. La norma UNE/EN 16310 define a la DIRECCIÓN INTEGRADA DE PROYECTO (PROJECT MANAGEMENT) como el arte de dirigir los recursos humanos y materiales, a lo largo del ciclo de vida completo del proyecto, y mediante el uso de técnicas adecuadas, conseguir los objetivos prefijados de configuración, alcance, coste, plazo y calidad, así como la satisfacción de los participantes y partes interesadas en el proyecto.

En 2015, creemos que las claves de nuestra competitividad pasan por alcanzar los siguientes objetivos:

  • La radical comprensión que el edificio y la infraestructura es un activo (asset) líquido que necesita mantener su valor económico en el mercado global del Real State , las concesiones y los contratos de colaboración público privada.
  • La eficiencia energética certificable es una meta de nuestra sociedad española en Europa y una necesidad en el mundo; y que por lo tanto, nuestros edificios e infraestructuras deben ser sostenibles.
  • El Building Information Modelling BIM es un cambio cultural radical en la colaboración de las partes durante todo el ciclo de vida del edificio y la infraestructura; el modelo paramétrico exigen cambios en la gestión de procesos. Los cambios deben ser absorbidos, educados y perfeccionados.
  • La formación y el seguimiento es un compromiso para que se dé el cambio en los distintos niveles de la organización. Sólo el conocimiento es insuficiente. El proyecto es el verdadero vehículo que introduce el cambio en la vida real, y el compromiso del equipo consultor es vital para alcanzar el objetivo de la sostenibilidad en la sociedad donde el edificio y la i infraestructura presta su servicio.

Finalmente, una conjunción de factores han sido determinantes para la aparición de un segmento de empresas de servicios técnicos de dirección y gestión de proyectos:

(i) la firma convicción y responsable autoeducación de una generación prexistentes de ingenieros y arquitectos españoles,

(ii) la demanda del mercado de servicios profesionales de gestión,

(iii) la necesidad de los inversores de gestionar mejor los proyectos para evitar dilaciones de tiempo, sobrecostes y una merma de la calidad y la respuesta audaz y

(iv) la respuesta creativa de los empresarios a las necesidades de los gobiernos y de las empresas que gracias a las buenas prácticas permitió la multiplicación de los encargos.